Posts Tagged 'Relaciones Internacionales'

PetroCaribe: “la culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote”

Una vez que salimos de la perplejidad que nos causó el avance de una idea a todas luces desequilibrada, vienen a nuestra mente ciertas reflexiones que queremos compartir.

En primer lugar, la idea de una asociación de países en cuyo nombre se incluya el prefijo “petro”, trae a la mente a un grupo de países en el cual, “todos” sus miembros aporten precisamente eso: petróleo. Pero, y márquese aquí un enorme pero, esa no es la realidad. La realidad es, que aparte de Venezuela y Colombia, todos los demás miembros juegan apenas el papel de “receptores” del beneficio principal que tal asociación supone: petróleo.

En segundo lugar, y tal vez el aspecto esencial de todo el affaire: ¿Cuáles son los fines o motivos ulteriores por los que, un régimen que se separó hace tiempo de la senda democrática, se muestra tan dadivoso con el único bien que todos los venezolanos clamamos como propio? La respuesta se nos antoja evidente, que más que el manejo impúdico de los recursos energéticos con fines geopolíticos y como parte de un plan continental de dominación. Es preciso aclarar que, contrariamente a lo que la imaginaria popular construye, Chávez no trabaja para un proyecto de Chávez, el mismo no posee recursos intelectuales ni de preparación política suficientes, como para imaginar un proyecto con la magnitud del que parece estar llevando a cabo. Ni tampoco es el manido y cacareado hasta el hartazgo “despertar de los pueblos”. De lo que se trata aquí es de un plan, desde hace mucho tiempo concebido por lo que yo he llamado la “internacional del odio” y que encuentra sus raíces allende los mares, entre las gélidas ruinas y sombras de lo que otrora fuese el imperio calificado por diversos líderes mundiales de “maligno”. Chávez no es más que un títere, pero eso es ya harina de otro costal, pasemos de nuevo a lo principal de este escrito.

Las motivaciones de los representantes de gobierno de los países del caribe no pueden ser más claras. No olvidemos que ellos son ante todo políticos, y como tales entienden que, sus aspiraciones personarles de poder no pueden ser sustentadas a largo plazo sin recursos económicos. Olvidémonos de que ese petróleo “regalado” enviado por la administración Chávez, va a redundar en el beneficio de los ciudadanos de esos países, no, los beneficios van para enquistar a ciertos grupos “amigos del proyecto” en el poder de sus respectivos países.

Es entonces como Chávez, ejecuta parte de un plan maestro, que quizás no tenga ni siquiera ideología, su único fin: mero control del poder por el poder. En ello, el uso de los recursos energéticos es de vital importancia, y la sumisión de los países, pequeños, pero al fin parte del concierto de naciones, es importante. Como en el ajedrez, donde se toman todos los peones posibles en las primeras de cambio, puesto que, aunque de pequeño valor nominal, el valor estratégico de los mismos es enorme en las postrimerías del juego, cuando las apuestas son más altas y el triunfo o la derrota se dibujan cercanos.

En medio de esta conflagración de globales proporciones, nos encontramos nosotros, los opositores demócratas venezolanos. Bajo ningún concepto debemos asistir como “invitados de palo” al espectáculo. El ideal democrático nos ha costado una historia entera, desde los campos de Carabobo hasta las calles de una Caracas convulsionada e impredecible, nuestra resistencia se mide en votos y en voluntad firme de no permitir más abusos ni pillaje del erario público, “se nos va la vida en ello” para hacernos eco del general Baduel.

Advertisements