Archive for the 'Sorpresas' Category

Condenan a los comisarios: ¡Viene el lobo, viene el lobo!…el lobo ya está aquí

Nos cayó de sorpresa por más que nos lo esperábamos. La terrible noticia de la condena de los policías Simonovis, Forero y Vivas nos abofetea en el alma con toda la fuerza de un régimen depravado, apenas una muestra de cómo puede golpear. Las preguntas obligadas: ¿Quién será el próximo? ¿Quien además de Rosales, Capriles, Baduel y quien sabe cuántos mas incómodos?, ¿Cuántos de nosotros llenaremos cárceles y mazmorras, luego, cuando la represión se masifique más allá de los líderes políticos?. ¿Cuántos evadidos de las autoridades? ¿Cuántos muertos en enfrentamientos? El lobo esta aquí con toda su furia ciega y oscuro semblante, el mal muestra su cara una vez más.

Castigo ejemplarizante que pone a temblar a los cobardes, dentro y fuera de la pandilla de facinerosos que acompañan al dictador. Dentro, porque les ratifica lo que ya saben: no habrá misericordia para nadie, o se alinean con las órdenes que vienen de arriba o ellos serán los siguientes en el castigo (ya pasó en regímenes del mal antes, ocurre hoy y volverá a pasar aquí en Venezuela mañana también).
Fuera, porque la oposición nunca creyó que llegaría el momento en que tendrían que enfrentar al monstruo con algo más allá de la mera aparición en un estudio televisivo. Creyó dentro de su ingenuidad democrática que si cerraba los ojos y esgrimía la fé en la democracia y el camino electoral, el dictador desaparecería por sí mismo. Y no se fue por sí solo, manipuló su torpe ambición y su cobardía disfrazada de objetividad y apego democrático, para utilizarle vilmente en un juego de gato con ratón. Ahora que observa su futuro, similar o peor, al del reguero de ex colaboradores que ha quedado por el camino, les toca demostrar que todo su discurso está respaldado con aquellas partes de perfil esférico, que según el habla popular son sinónimo de coraje y valentía.

Pero ¿que podíamos esperar?, si durante largos años nadie alzó su voz en serio, para detener el juicio más largo de la historia venezolana. Lamentarse sobre la leche derramada no es práctico, pero es bueno ubicarse en contexto antes de pasar la página.

Ciertamente, la batalla no tiene necesariamente que darse en el terreno de la violencia, y esperamos que no sea así. Pero hace falta mucho coraje  para hacerlo cívica y democráticamente pero con mucha firmeza ante lo que indudablemente será una respuesta de  talante violento por parte del dictador.

El país tiene sus ojos puestos en los lideres de la oposición, de la manera como ellos encaren y solucionen el problema, será la forma como una ciudadanía, al borde, les seguirá. Es una gran responsabilidad…una que deben afrontar con valor, aunque sea esta la primera vez; la República así lo reclama antes de perderse para siempre en el abismo profundo de otra dictadura.

Terror, Dictadura

Dólar permuta: Algo huele mal en Dinamarca

Es casi proverbial el dicho que plantea la inexistencia del crimen perfecto. Apenas el día de ayer, se supo que las autoridades estadounidenses congelaron las cuentas de 49 casas de bolsa venezolanas que actuaban en el mercado llamado de permuta nacional. El origen del mercado de permuta esta en el longevo control cambiario impuesto en Venezuela por el ahora régimen dictatorial. Al parecer, las autoridades norteamericanas, venían haciéndole seguimiento a una o varias de las cuentas que funcionaban debajo de una cuenta “paraguas”. La consecuencia inmediata es la paralización del mercado de permuta. Hasta allí la información fáctica, pero ahondemos, además de lo grave de que cuentas basadas en Venezuela estén investigadas por la DEA, también salió a la superficie la información según la cual, la mismísima PDVSA estaría interactuando ilegalmente en dicho mercado. Esto no es ninguna sorpresa entre paréntesis.

Ahora bien, al parecer este nuevo escándalo no es más que la punta del iceberg de una situación tremendamente grave. Las condiciones éticas y morales del país, resquebrajadas y demolidas por un régimen oprobioso en lo moral, han afectado y afectan a todos y cada uno de los venezolanos. Hoy le toco a una estamento que pensaba que lo que ocurría a su alrededor, i.e. el amargo régimen dictatorial, no les afectaba en lo más mínimo. Dicho estamento implica a los venezolanos quienes son parte de la estructura financiera del país. “Yuppies”, “chicos iesa”, “chicago boys”, profesionales, emprendedores, la mayoría formado bajo la égida de la paz social que brindaba la democracia, la misma que se criticaba ácidamente entre trago y trago de fino escocés, viviendo y disfrutando de la abundancia que esa misma democracia les proveyó.

No nos llamemos a engaño, en este nuevo escándalo cayó media Venezuela, y las probabilidades son altísimas de que esa mitad corresponda en un gran porcentaje al tolete que se opone rabiosamente al régimen dictatorial (se da por descontado que las elites chavistas están embarradas hasta la rabadapatilla), !oh paradoja de paradojas!, mismo tolete que entiende de alguna forma que la democracia es el camino, pero que culturalmente está más preparado para “convivir” con un régimen absolutista, por más demoniaco que este sea, que convertirse en la pared moral del dictador abusivo.

Creámoslo o no, junto a una oposición política secuestrada por lideres más preocupados por posicionarse como los sucesores del régimen, ganancias pecuniarias aparte, que por ejercer presión para recuperar el estado de derecho y recuperar la independencia y equilibrio entre poderes propios de las repúblicas democráticas, el estamento al que nos referimos ha constituido el exoesqueleto sobre el cual se basa el régimen dictatorial que nos oprime desde hace ya largos diez anos.

Como es natural, tendremos que esperar las informaciones que vayan apareciendo como resultado de la investigación de las autoridades norteamericanas. Es notable que el escándalo no explotara por mor de las diligencias de los poderes encargados de la contraloría en el país, sino por la investigación foránea del país que no por casualidad es blanco del furor verbal del dictador venezolano. Los acontecimientos irán diciendo si de alguna forma los medios de comunicación que los venezolanos utilizamos como fuente de información diaria, acaso no sean también victimas pasivas o activas del enorme escándalo, porque al igual que con el Stamford Bank, no sabemos si el vecino, el comerciante y hasta la abuelita amable que conseguimos en nuestro paseo matinal por el malecón, hayan caído sea por ingenuidad o ambición torpe, una vez más víctimas de la locura que se hizo regla en el país.

Vivimos tiempos en los que las palabras de aquel místico rabí judío, al defender a la meretriz de la hipocresía farisaica, resuenan más actuales que nunca: “aquel libre de pecado, arroje la primera piedra”.

La Primavera de Caracas: Bajo amenaza

Estamos a la vera del anuncio de otro paquetazo que no tiene nada de que ruborizarse frente a su antecesor. Sus presentes autores, conocedores y propaladores a su vez de la historia negra del primer paquete de medidas económicas, el cual supuestamente trajo una espontánea manifestación de la poblada, allá por el ahora utópico 1989, están haciendo lo imposible por dorar la píldora, endulzar el caramelo, decir lo que quieren decir sin decirlo, y se encuentran obligados por las circunstancias, con otro nombre, uno rimbombante, teatral, complicado, que logre el objetivo de que nadie sepa lo que le pasó por encima.

Para ello varias medidas se han tomado ya, primera entre las cuales, se procedió a la activación de un circo, alrededor de la persecución política de un personaje de la oposición (de esa que le gusta al dictador: aparatosa, gritona pero blandengue e inefectiva, al final nadie quiere que el dictador salga del poder ¿no?).

Otra medida, menos notable, pero de un alcance quizás insospechado, es la de tender puentes para un entendimiento, nada menos y nada más que con: los Estados Unidos de Norteamérica. La administración Obama, fiel a su misión de cambiar la faz de la política exterior norteamericana, y en un complicado gambito, que incluye una transición de algún carácter (todavía por definir) en Cuba, pero que definitivamente significará una apertura al camino, si no democrático, al menos uno que conduzca hacia algo más liberal y avenido con el respeto a los derechos universales de los ciudadanos, en turno, los Estados Unidos, aflojarían el cerco y quien sabe si hasta-seria histórico- colaboraría económicamente con el desarrollo de la isla dentro de un marco de ayuda humanitaria. Así las cosas, el dictador venezolano, confrontado con una nueva situación, consigue el oído presto de un senador del congreso norteamericano, cuya misión, no nos cabe duda, era la de leerle la cartilla para encuadrar su régimen dentro del nuevo orden por venir. No olvidemos que Lula, uno de los operadores más eficientes del plan extra-continental del cual es victima HíspAmerica, pagó una muy importante visita a Barack Obama en días recientes, en donde seguramente ambos bandos se hicieron ofertas (que se quiera o puedan cumplir, es otra historia) y necesariamente deben haber alcanzado acuerdos sobre como se manejará la región de ahora en adelante. Que esto ultimo signifique el apagarse de la estrella del dictador venezolano esta por verse.

Bien, la amenaza es para el próximo sábado, cuando se develará lo que todos sabemos es inevitable, no sin antes, crear todo un ritual, harto conocido de regímenes como el que nos agobia, cuando y en donde se proclamará urbi et orbi, lo excelso de un plan que seguramente salvara al país de la crisis terrible (eso lo dicen ellos) que sume al mundo el día de hoy. Con altísimos costos políticos, y conociendo el modus operandi del régimen, esta claro que se ha dado capital importancia a las formas para ocultar el fondo, que no es otro que la mayor ruina en la que se ha encontrado Venezuela desde su fundación como país.

Los idus de Marzo

¿Qué tenemos los venezolanos entre las manos? Por este tiempo, cuando cualquiera inicia una conversación con alguien, por ejemplo, en la línea para hacer el pago de cualquier servicio publico, la misma siempre gira en torno, como es normal, a la situación actual del país. Así ha sido siempre, es y será.

La observación que queremos hacer hoy en esta nota es sobre la posición neuro-lingüística de los otros participantes en la línea de pago. Observamos que unos cuantos se adhieren rápidamente a la conversación, coincidiendo la mayoría en lo que el sentido común advierte, es decir, que estamos en presencia de un majarete (Miquilena dixit) ideológico que esta llevando al país a la ruina total, ya sea porque al final se impongan los dictados demenciales de un individuo que hace rato perdió el rumbo, o porque una insurrección de corte civil, militar o de ambos, se haga presente, como consecuencia de la virtual paralización del país y cuando profundice la crisis que hoy solo esta en puertas.

Otros pocos, callan, pero por lo que la imaginaria popular venezolana ha etiquetado como el carometro-una especie de barómetro que indica el estado emocional del individuo ante un estimulo dado-, puede deducirse fácilmente, que sus angustiados rostros encuentran eco a sus reprimidos sentimientos, en las palabras de quienes abiertamente desahogan en la conversación sus asombros, desilusiones y frustraciones ante la situación que observan. Si apoyan o no al sector oficial, postura por demás respetable, si permanecen indiferentes tratando de salir adelante lo mejor que pueden, no puede colegirse de su silencio, pero del poema de sus caras, si se puede claramente palpar el miedo y desesperanza que están sintiendo.

En conclusión, de este muestreo necesariamente local, pero que incluye la mas variopinta de las procedencias dentro de la sociedad venezolana, se percibe que la ciudadanía esta por decirlo así, motivada. Una motivación que pudiera dar paso al más impredecible de los comportamientos, desde el simple adormecerse hasta la acción extrema. Todo dependerá de cuanto golpee la crisis en pleno desarrollo, para parafrasear a uno de esos abyectos que vendieron su alma al régimen del tiránico Mussolini tropical, y también de cuanto y como quieran hacer oposición los dirigentes de los partidos políticos que mantienen secuestrada la dirigencia de lo que ya es un sentir nacional: queremos todos, que esto se acabe, que venga lo que tenga que venir, porque la democracia se destruyo hace tiempo. Es necesario precipitar los acontecimientos para recuperar el estado de derecho y enderezar las cargas, lo cual sabemos de antemano, nos tomará mucho tiempo y sudor.

No es fácil lo que esta en puertas, pero si no hacemos nada hoy, el trabajo será aún mayor cuando por la fuerza de las circunstancias y bajo amenaza de muerte, intentemos actuar y tal vez, solo tal vez, sea ya muy tarde.

Como advirtió el oráculo a Julio César antes de ir al Senado: Cuidaos pues de los idus de Marzo

Oráculo, Política, Actualidad

Liberaron a Ingrid, se j—-ó el Chacal

¡Excelentes noticias! Estamos todos muy felices. Por otro lado, los aún presos nos preocupan y oramos por su bienestar y esperamos que las FARC no tomen represalias.
Pero no puede dejar de pensarse en lo que observé esta mañana por televisión, cuando circuló la especie de que Chávez hablaría con Sarkozy para tratar de negociar la libertad de Ingrid Betancourt por el Chacal. En su momento nos pareció un exabrupto y pensamos que no debería ser viable, tenemos que reconocer que nos invadió la duda, pues la política es muy sucia. Con el desarrollo de los acontecimientos solo podemos concluir que se j—ó el Chacal.

 

Lluvia y ¿socialismo?

Bajo una pertinaz lluvia se llevo a cabo el tradicional desfile del 24 de junio. Fecha que debería servir para recordar la gesta heroica que ayudaría a sellar la libertad de la naciente Republica de Venezuela.

 

Además de lo rutinario y la observación del recién adquirido material bélico de origen ruso, escuchamos a través de las ondas hertzianas lo que otrora fuese un trámite protocolar más bien breve, pero que en esta época no podía ser desperdiciado por el presidente para espetar unas cuantas consideraciones.

 

En primer lugar abre con felicitaciones que otro medio en la red llama “de rigor”, solo como preámbulo y previo recordar a los allí presentes que “él” es solo un soldado, apelando naturalmente a la empatía de los militares presentes.

 

De manera abrupta, comienza a pasearse por la “amenaza” externa, y trata de justificar la carrera armamentista en la que esta inmerso, con fines inconfesables. Luego vuelve a hablar del enemigo “interno”, entra y sale de lo político como pez en el agua. Amenaza ya descompuesto el semblante: “no volverán”. Acto seguido, en pleno clímax colérico, habla de aquellos “traidores” que le abandonaron en su proyecto, se voltea hacia la oficialidad y les increpa: “yo se más de lo que uds. creen”. Allí me quedo estupefacto, oteo la pantalla buscando las caras de los generales; el gesto no puede ser más adusto. ¿Será este un eco de lo que esta ocurriendo hacia dentro en las FAN?

 

Por un momento, se detiene y parece que se da cuenta de que se extralimitó, quizás una mirada severa se lo recordase. Se detiene y se dispone a cerrar. La banda militar entona su canción marcial. Nos deja intrigados este acto.