Honduras: La importancia de ser un peón

Foto apócrifa de Zelaya

Foto apócrifa de Zelaya

En el juego de ajedrez, los peones son elementos centrales para toda la estrategia y los ejecutores de la táctica. Se podría decir, que en la práctica tienen tanta importancia como el rey, pues son las piezas sobre las que descansa la victoria. Es por ello que un jugador de ajedrez atento, debe saber desplegar sus peones para que su efectividad sea máxima, a la par que debe ser hábil lo suficiente para obligar al adversario a ceder espacios y hacer pobre e inefectiva utilización de sus recursos.

En los hechos corrientes de la política internacional americana, estamos observando la captura de un peón que ha traído consigo el descalabro, al menos aparente, de la estrategia de uno de los dos bandos en conflicto. Los sucesos de Honduras, han sido como la roca que cayó al lago plácido en el que vivía el bando de los enemigos de la libertad democrática, quienes se aprestaban a celebrar su aparente victoria y consolidación (después de todo, en diez años han reinado a placer, más por lo abultado de su petro-chequera que por la solidez de sus propuestas). La onda expansiva, inevitable, zarandea el barco en donde otrora pensaran asaltar las playas y los fuertes de la libertad, amenazando con hundirlo. Lo que es más, el temor ha hecho presa de la tripulación y pareciera que cada hombre esta por su cuenta.

Sin embargo, a los castro-comunistas les queda aún capacidad de maniobra, aunque disminuidas sus capacidades, no se encuentran todavía en situación de haber sido neutralizados. Al mismo tiempo, observamos que el plan B aguarda en la oscuridad su momento. Entrará en escena tal vez engalanado con las fachas de demócrata, demeritando a quien antes apoyó ambiguamente, pero fijo en el objetivo de mantener la estrategia, que no es otro que la sustitución de la legitima democracia por una forma impostora de la misma, con el fin de dominar el poder de manera absoluta y sin oposición en toda la América.

Mientras tanto, el peón sobre quien se posó la esperanza táctica para el dominio absoluto, deambula dramáticamente sin conocer su destino. Ya sabremos muy pronto si se le sacrificará con el fin de obtener posiciones o al menos no hacer más maltrecha la que se tiene y así tener esperanza de contraatacar.

Si alguna lección hemos de extraer de los eventos actuales, es que en la democracia todos somos peones, y los únicos rey y reina son la libertad y la justicia. La constitución, los poderes y las instituciones son los alfiles, caballos y torres que dan poder al sistema.

Cuidemos pues los peones de hacer nuestro trabajo, cultivarnos y estar atentos, pues en nosotros reside la llave a la victoria de la democracia.

Advertisements

2 Responses to “Honduras: La importancia de ser un peón”


  1. 1 Arcangel Vulcano July 27, 2009 at 6:35 pm

    Antonio Sánchez-García

    Honduras: La guerra encubierta del teniente coronel
    Julio 26, 2009
    La insólita desesperación y la espumosa rabieta del presidente de la República tiene muy serias y fundadas razones: se encuentra en medio de una guerra encubierta cuyos primeros combates parece haber perdido de manera desastrosa. Como para que ponga el grito en el cielo.

    Veamos: en Honduras fue derrotado en un solo round, quedando al desnudo del mundo entero como un vulgar asaltante de naciones débiles y pobres, una de las cuales lo paró en seco poniéndolo en su sitio. Su hombre en Tegucigalpa, ya destronado e itinerante, ha mostrado su auténtico talante. No resiste un grillete. No es más que un hombre de paja, un palo blanco, un encomendado. Un pobre infeliz. Fue una guerra relámpago, librada en minutos, que terminó sin derramamiento de sangre y con todos los logros obtenidos. El ideal de guerra de Tzun Tzu. ¡Chapeau al ejército hondureño!

    opinan los foristas

    Toda la movilización de alianzas y la masiva intervención de sus medios, reunidos en Managua incluso con la presencia del Secretario General de la OEA, quedó en agua de borrajas. La Asamblea General no resolvió nada. Raúl ha vuelto a sus cuarteles. Cristina debe proteger sus asentaderas, que Macri le está aserruchando el piso con diligencia y prolijidad, Correa debe resguardar sus espaldas, que los camaradas de las FARC lo han puesto en las entrepiernas del Comando Sur. Y Evo ni chista. En cuanto a Ortega, ha quedado de anfitrión del pillo en desgracia. Nada muy honorable.

    Sus otros aliados estratégicos se han marginado del combate. Lula envió a Amorim que ya dijo lo que tenía que decir: el asunto no es con ellos. Michelle Bachelet ha guardado el discreto encanto de la socialdemocracia. Funes y Tabaré Vásquez tampoco se expresan. Pero ya influyeron para que Mercosur no se involucre.

    Chávez está solo. El comando Sur instala sus bases en Colombia. Y nada ni nadie impedirá que los cielos del Caribe sean auscultados con la lupa del radar más sofisticado con que cuenta el Pentágono en su lucha contra el narcotráfico – y las narco guerrillas, que son todo y una misma cosa. No olvidar que en el GPS del Pentágono existe un mapa detallado de las bases que ocupan las FARC en territorio fronterizo venezolano. Para legitimar la acción, filtraron a través de El País, de España, una feroz requisitoria contra el gobierno venezolano por haber cuadruplicado el volumen de la droga que circula por su territorio y transita por Venezuela en su paso hacia Europa y USA. Honduras: puente roto en esa madeja terrorífica.

    El gobierno colombiano ha echado a volar el video del Mono Jojoy y el testamento de Marulanda, con lo cual Ecuador y Venezuela aparecen en comandita con las FARC y comprometidos hasta los tuétanos en su estrategia continental, herramienta fundamental del ALBA. Ya lo dijo Marulanda Vélez: si bombardearon el cuartel general de Raúl Reyes en Ecuador, bien pueden repetir la hazaña en Barinas.

    Todo ello hizo trizas el sueño de barnizar las relaciones con los Estados Unidos y comprarse la solapada anuencia de Hillary Clinton y Barack Obama. Por los suelos el sueño de ver el socialismo del siglo XXI durmiendo en la Casa Blanca. Israel, por su parte, puso lo suyo denunciando el contubernio de la subversión castro chavista con Irán y el talibanismo islámico.

    Es la guerra solapada, la guerra encubierta que desespera al teniente coronel cuando creía la gallina de los huevos de oro durmiendo en su gallinero vertical de Miraflores. De allí la iracundia, la grosería, el anti imperialismo subido. A Obama “se le derritió la máscara”. Oscar Arias es un peón del Imperio. Honduras la plataforma del avance imperial. ¿Y Uribe? ¡Ay Uribe! ¡Que no se le ocurra! Ya se le ocurrió.

    Heinz Dieterich ha vuelto a sonar las campanas con su clásica indiscreción teutona. Y esta vez ha ido demasiado lejos para el orgullo de cartón piedra del teniente coronel. Ha demostrado que el 13 de abril de 2002 Chávez no volvió a Miraflores en andas del pueblo – mentira vendida por cientos, si no miles de millones de dólares en todo el mundo – sino gracias a “los militares de Maracay”, es decir: Raúl Isaías Baduel. Que está preso, pero al parecer tiene quien le escriba. Un golpe frente a otro golpe. Una presidencia parida en la punta de los cañones de los fusiles, como diría Mao. Y le ha dicho claro y raspao lo que todos sabemos: que la oposición es mayoría y puede perder las parlamentarias del 2010.

    Le da no más que hasta el 2012. Y le previene contra soluciones de fuerza. Que quien a hierro mata, a hierro muere. No le alquilo las ganancias.


  1. 1 Bitacoras.com Trackback on July 26, 2009 at 9:43 am

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: