¿Operación Peter Pan?

FOTO: 1967 Durante el cincuentavo aniversario de la revolución rusa en Leningrado, Rusia, jovene pioneros le entregan bouquets a los lideres nacionales incluyendo a Leonid Brezhnev (de pie a la izquierda)

FOTO: Bill Eppridge, Revista LIFE. ALL RIGHT RESERVED.

Recientemente, los oficialistas por boca de su representante de la cartera de educación, han respondido a una oportuna campaña de denuncia proveniente desde varios sectores de la sociedad, y que atañe a la introducción del nuevo proyecto de ley de educación. Como siempre, copan todos los espacios radioeléctricos e inventan historias de una supuesta des-estabilización promovida por los sectores que les adversan. Conocido es por supuesto, que ellos se basan en mentiras para de forma subrepticia avanzar en su proyecto de dominación totalitaria. Aunque un lado de verdad existe en la denominación de la operación peter pan. La operación peter pan fue una operación de rescate, ideada para salvar a los niños cubanos de la ideologización que siguió a la toma del poder por parte de los comunistas cubanos, enviando en masa a los primeros a los Estados Unidos. Los oficialistas, regalados como están al poder invasor de Cuba, no mencionan que en efecto en Venezuela, muchas personas de descendencia europea han estado enviando a sus hijos de vuelta con sus familiares, en anticipación de lo peor, Aunque no es todavía un acto masivo, es de todos modos preocupante.

Uno de los aspectos controversiales del proyecto de ley, un proyecto que han intentado introducir sin éxito desde por lo menos el año dos mil, es el que se refiere a la eliminación de la patria potestad por parte de los padres, para ser transferida al estado. Pues bien, una revisión del mencionado proyecto nos enfrenta con alarma, especialmente en sus artículos 3, 5, 31 y 32, con la posibilidad de que eso se haga un realidad en un plazo muy corto. Necesario es entonces que toda la sociedad, individualmente por sectores y como un todo, se manifieste en contra de tales pretensiones, pues el futuro de lo más valioso para la república, nuestros hijos, esta en grave riesgo de ser confiscado.

Es iluminador hacer una revisión del papel que los diversos regímenes de fuerza han querido dar a la educación y la cultura, toda vez que estos entienden que su duración en el tiempo depende de un control rígido, de preferencia ideológico, del sistema educativo del país que desean subyugar a sus ideas y ultimadamente a su poder completo y total.

Por ejemplo, Mussolini con su estado educador de abajo hacia arriba rehace la escuela y la universidad sobre premisas ideológicas. Fue el creador de las Balillas, una organización copiada más tarde por la revolución rusa en la figura de sus jóvenes pioneros y más tarde por trasplante se aplico lo mismo en Cuba. La idea mussoliniana era la del superhombre, la del hombre nuevo (¿resuena este concepto con lo que hemos oído recientemente en las largas peroratas del dictador venezolano?) para transformar la sociedad burguesa –cuyo valor fundamental es la democracia– y vencer el capitalismo. Esta idea seria luego tomada por el dictador Stalin en su ingeniería de las almas. Entre otros logros en el salón de la fama de la tiranía, Mussolini reclama también originalidad en la fundación de su ministerio de la cultura popular (¿el mismo ministerio del poder popular para…de los castro-comunistas venezolanos?) y las artes, patrón que ha sido copiado una y otra vez por cuanto régimen totalitario ha aparecido sobre el planeta (incluyendo a los truhanes que nos gobiernan en Venezuela) y en donde se insta a la aparición de unas artes revolucionarias que definan al movimiento, cualquiera que este sea, a través de la expresión monumental de las ideas trasformadoras de la sociedad según la particular óptica del dictador, a quien ellos llaman su líder.

En cuanto a los contenidos ideológicos comunes a todos estos tipos de revoluciones y con las que plenamente se identifica el galimatías del llamado socialismo del siglo XXI, Marx y Engels resuenan con su concepto de dictadura proletaria, la misma preconiza el acto en el que una parte de la sociedad impone su voluntad a la otra por vía armada. Hay que entender que la dictadura del proletariado, fin ultimo del comunismo, no se aviene con los valores humanistas. Como se demuestra con la aplicación practica de las tesis marxistas a partir del aporte de Lenin, las cuales van contracorriente con los principios de la democracia plural, como quedo claro durante la feroz dictadura Staliniana. También lo anterior se corroborá en otras dictaduras, con sus peculiaridades nacionales y grado de rigidez variable en Polonia, Hungría, Checoeslovaquia, Yugoslavia, República Democrática Alemana, Rumanía, China, Vietnam y Cuba.

Otro concepto popular entre los aspirantes-a-socialistas-del-siglo-XXI, para utilizar su rimbombante y sobre-abundante forma de hablar (tal como el irritante uso abusivo del género: ciudadanos y ciudadanas, alumnos y alumnas, maestros y maestras, etc., ya ustedes se hicieron la idea), es el de la revolución cultural, de paso, todo lo que es popular entre esta especie, tuvo su forma primigenia en la boca de su único líder. Y es que la revolución cultural a la que se refieren, es un lugar conceptualmente etéreo, en perenne construcción y por lo tanto difícil de definir para ejercer la crítica. Por ello vamos a imaginar por un momento que se refieren a la revolución cultural en el sentido de Mao. Este último usaba las palabras rectificación, rescate y redención (¿las tres eres del dictador venezolano? ) en lugar de purga. El mismo impulsó una revolución cultural que en el fondo no era más que una persecución velada con el fin de purgar a quienes el consideraba sus enemigos de mayor cuidado, es decir, quienes le profesaban adhesión sincera y leal. Estadio que esta por llegar al país por cierto, y que se asoma en las persecusiones de algunos ex-compañeros–Baduel por ejemplo.

En el caso de los prohombres socialistas-XXI venezolanos, estos se han centrado, bajo la dirección oportuna del aparato de inteligencia y contrainteligenica ruso-cubano, en una revolución cultural que destruya nuestros valores democráticos y que comienza por decretar (mediante el uso canallesco de la asamblea nacional ) una ley que asegure el moldeado del sistema educativo según los objetivos y fines del comunismo. Se habla entre otras cosas en la ley, de la re-fundación de la república, cualquier cosa que ello signifique.

Pero existe un moldeado de la cultura venezolana de tolerancia e inclusión desde la misma concepción del régimen. La república democrática ha sido sometida a un ataque feroz, mediante un recién encontrado uso de los medios de comunicación masiva. Los ciudadanos que de manera natural no se alinearían en fila dentro de un cuartel militar, lo hacen, unos por morbo, otros por fastidio, y acaso unos pocos (usualmente individuos con cuadros psico-emocionales complejos) por fanatismo sincero y leal, pero ninguno con no poca curiosidad, sin mucho rechinar, sentados en el sofá de su sala o en la intimidad bulliciosa de su vehículo automotor para escuchar largos soliloquios, que si no se tratara de un jefe de estado, cualquiera atribuiría a un orate que vaga por los caminos y carreteras del país.

Así las cosas, es hora de que la sociedad venezolana responda como una sola, para detener a quienes lenta, de forma felina, acechan para apropiarse de la libertad individual, destruir la democracia y convertirnos a todos en los esclavos de unos pocos aferrados al poder.

Advertisements

0 Responses to “¿Operación Peter Pan?”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: